CAPITALISMO Y REPRODUCCIÓN

Por: Amílcar Villanueva

Sociólogo, salvadoreño residente en Suecia.

 

En la fase superior de desarrollo del capitalismo (todos comenzamos con tres esa frase cuando analizamos la relidad actual), nuevos factores socioeconómicos y políticos surgen, a nivel de estados nacionales y a nivel internacional, los que le imprimen una nueva dinámica reproductiva al sistema imperiocapitalista. El proyecto histórico-estratégico en esta dinámica reproductiva y expansiva se piensa, engendra, elabora y dirige en y desde las metropolis capitalistas tradicionales y bautiza con un nombre atractivo un programa que genera en los pueblos y naciones dominadas, nuevas expectativas. Este nuevo engendro imperiocapitalista constituye una fase superior de este y se exporta y expande con el nombre Globalización, sustituyendo al denominado Neocolonialismo, fase inferior en este proceso.
Sin embargo estos nuevos ingredientes crean ecepticismo y desconfianza en paises y regiones en subdesarrollo dan ahora, origen a la formación de bloques ó alianzas regionales como contrarespuesta, tal es el caso de América Latina junto a los países de la zona del Caribe a través de CELAC y otros organismos de cooperación, integración y solidaridad regionales. Lo fundamental politicamente no constituye en si mismo la formación de estas alianzas puesto que estas han sido anteriormente creadas, principalmente después de finalizada la segunda gruerra mundial como efectos directos de la guerra fría. Lo fundamental y cualitativo en esta nueva fase del siglo 21 es la creación de alianzas, donde lo que prevalece es el interés nacional en convergencia regional que implica el rescate, sin reticencias, de la soberanía nacional y regional en el marco de un proceso de integración y reinvicación de los pueblos y estados Latinoamericanos con la inserción del Caribe incluyendo Cuba. Esta inclusión constituyó abierto y frontal desafío a la política exterior del imperio capitalista en el continente Americano y reinvindica la soberanía latinoamericana y su derecho a la autodeterminación. Sin embargo éstas alianzas co cumplen u objetivo sino soslo ser clubes de amisdad.
Esto implica un proceso de emancipación de este continente frente a la omnipotencia imperiocapitalista con su nueva investidura que oculta su carácter neocolonialista y retoma el conflicto Norte/Sur como propio en su dinámica ”R-evolutiva”. El Sur inicia su proceso de emancipación económica y política – la historia nos muestra anteriores fracasados intentos- priorizando sus propios intereses y r-elaborando su propia agenda.
El permanente readecuamiento del discurso político y económico, constituye una herramienta al servicio del capitalismo transnacional. Discurso pensado, elaborado, revisado y dirigido por las metrópolis capitalistas, constituyendo base ideológica en la expansión del modelo neocapitalista y neoimperialista encubierto por el eufemismo globalización. Eufemismo que brinda a este nuevo proyecto neocolonialista, legitimidad ideopolítica y una nueva atmósfera psicosocial que se traduce en sentimiento de confianza, participación é integración socioeconómica y política global entre las naciones y pueblos de los países del Sur, es decir los países subdesarrollados, con los pueblos y países del Norte. Un sentimiento de un futuro y destino compartido, surge, desarrolla y crece.
La formación de alianzas regionales y transregionales de todo carácter, ya no solamente militar sino económico, político é intercambios culturales en una relación de subordinación/dominación favorece el proceso de transculturización, tema central en el programa de globalización y absolutamente estratégico en el proceso de reproducción del capitalismo mundial, tema de primera importancia en la agenda expansionista del capitalismo.
La colonización cultural constituye un paso estratégico el el proyecto neocolonial y neoliberal, presupuestos fundamentales en el mismo proceso de globalización. Esto implica el cercenamiento y deblitamiento de culturas é identidades locales y nacionales, fortaleciendo y expandiendo el mercado y sociedad de consumo, introduciendo nuevos estilos junto a nuevos componentes ideológicos propios del modelo imperiocapitalista. En este proyecto de asimilación cultural, desempeña un papel decisivo la sociedad de consumo al estilo capitalista ”Made in West and precise like in West”.
La conquista y colonización física, géografica ha sido insuficiente en y para el proyecto histórico de total conquista de lo que se denomina ”The Rest”. Si ”The Rest” se resiste al sometimiento al neocolonialismo que implica la pérdida de la póca soberanía que le queda y de la que la que aún disfruta, aplica el capitalismo flobal, medidas de ablandamiento, medidas que tienen diferentes grados de coerción. Estas tácticas empleadas asumen carácter diplomáticas,económicas, embargos comerciales y finalmente, si la resistencia persiste y aumenta, la intervención militar. Esta intervención se manifiesta en distintas formas, puede tener el carácter de maniobras militares en ó cerca de la zona geográfica de la que se trata, tratados de asistencia militar con vecinos aliados legitimados a través de discursos cargados de eufemismos, creación de instalaciones militares, fortalecimiento de la presencia militar en zonas contiguas, etc.
Todo este ”paquete” y muchas recétas conocidas como ” servicios de inteligencia y seguridad nacional” constituyen elementos estratégicos el el proceso de Reproducción del capitalismo internacional. Marx y Engels no visualisaron esta capacidad única de reproducción de este modo de producción. El desarrollo cientifico-tecnológico al servicio de la reproducción burgueso-capitalista constituye un arsenal al servicio de los intereses expasionistas. La concentración é infrenable proceso de expropiación y acumulación continúa a mayor escala por parte de las metrópolis garantiza el bienestar de sus poblaciones, mientras la depauperización de grandes sectores poblacionales del tercer mundo, de los pueblos del Sur se acentúa. Africa tiene más hambre hoy que hace 50 años. El Medio Oriente es más explotado en sus recursos y destruido por guerras imporatadas, que hace 50 años. América Latina intenta levantarse pero el poder de las Transnacionales le sobotéan sus intentos. Siglos de sometimiento, dependencia y subdesarrollo se hacen constantemente presentes en este intento. Las transnacionales fortalecen sus enclaves y desestabilizan los intentos democráticos en el Sur. La historia de Jacobo Arbenz en 1954 se repite continuamente, cuando éste nacionaliza miles de hectareas de tierra fértil en posesion de la United Fruit Company y las reparte entre indígenas pobres de Guatemala. La respuesta inmediata del el mayor accionista de ésta multinacional, yerno de Eisenhower, le pide ayuda a su suegro y presidente y la invasión militar de inmediato se implementa. En chile se repite con el gobierno de Allende, en República Dominicana lo mismo en 1965. La lista es larga y amarga.
El conflicto Norte- Sur continúa y el Norte se impone, no obstante el Sur se niega a claudicar!
Ésto nos conduce a la implicación histórica eludida intencionalmente ó sospechosamente ignorada por la sociedad intelectuál, que significa y al mismo tiempo se personifica en el proceso de globalización, el cual no es nada mas que el proceso de globalización del modo de producción y distribución capitalista. Junto a este proceso se consolida y profundiza la diferencia de clases y se domestica, se neutraliza la organización y protesta de la sociedad civil. Los referentes idéopolíticos se perdieron, ahora deben reconstruirse a la luz de una nueva y condicion, realidad histórica y es aquí dónde el intelectúal tiene una responsabilidad con el hombre y con la historia y obviamente consigo mismo, porque constituye un deber ético y moral.
La solidaridad entre los pueblos se sustituye por la mediatización de la conciencia social y el abandóno de la conciencia de clase, mientras las multinacionales en alianza con las élites políticas nacionales elaboran proyectos de desarrollo y estrategias  garantes de la continuidad y reproducción de los modelos neoliberales a nivel de estados nacionales y anivel global.
El intelectúal se mediatizó ó se incorporó al servicio del capital transnacional. La respuesta se la dejo a la historia!